jueves, 8 de octubre de 2009

Oficio


Huir de preciosismos y refinamientos
parece ser la consigna,
acercarse a la ternura,
a la incógnita de las cumbres nevadas,
al soplo del viento en las ventanas.

Condimentar las palabras con astillas propias
ronroneo gatuno de aciertos y caprichos,
madera firme de tiempos y secretos
de nostalgia y azar
de voces y silencios.

Tachaduras de versos que no riman
sangre de palabras, vena de cuadernos,
borradores inconformes que conforman un relato,
escritura cuando no hay más remedio.

Travesías al país de lo incierto
frases comunes que alejo, espantado,
una dosis de trabajo, una pizca de inspiración,
algún grito de ¡Tierra! y varios naufragios. 
acercarse a la ternura, 
a la incógnita de las cumbres nevadas,
al soplo del viento en las ventanas.


Condimentar las palabras con astillas propias
ronroneo gatuno de aciertos y caprichos,
madera firme de tiempos y secretos
de nostalgia y azar
de voces y silencios.


Tachaduras de versos que no riman
sangre de palabras, vena de cuadernos,
borradores inconformes que conforman un relato,
escritura cuando no hay más remedio.


Travesías al país de lo incierto
frases comunes que alejo, espantado,
una dosis de trabajo, una pizca de inspiración,
algún grito de ¡Tierra! y varios naufragios.

1 comentario:

  1. Es exquisito este oficio. Tú lo plasmas muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás