viernes, 6 de abril de 2012

La pluma de un maestro: el detalle




—Tengo, míralo de esta manera: si en el cielo hubiera una sola luna, al lector no le sorprendería. ¿No te parece? Pero no creo que haya visto nunca dos lunas flotando en el cielo. Cuando en una novela se incluye algo que ningún lector ha visto en su vida, es necesario describirlo con todo detalle y precisión. Lo que se puede obviar, o lo que se tiene que obviar, es la descripción de cosas que el lector está harto de ver.

—De acuerdo —admitió Tengo. Ciertamente, la observación de Komatsu tenía su lógica—. Voy a describir con mayor detalle esa parte en la que aparecen las dos lunas.

—Muy bien. Entonces será perfecta —dijo Komatsu. Y apagó el cigarrillo contra el cenicero—. No tengo nada más que decirte.

Murakami, Haruki, “1Q84, Libros 1 y 2”, Buenos Aires, Tusquets Editores, 2011.



Como siempre, el resaltado es mío.

Publicado por Horacio

4 comentarios:

  1. Murakami uno de mis escritore actuales prefedridos, escribe de una manera magistral.
    Saludos Horacio

    ResponderEliminar
  2. Justamente ando leyendo "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". Ya me había atrapado antes con "Tokio Blues". Es un gran escritor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ademas el es un experto en describir todo lo que tenemos que ver a través de sus ojos.

    Un abrazo Horacio.

    ResponderEliminar
  4. maestro murakami, maestro horacio!

    abrazo*

    (ya leíste los tres libros?)

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás