sábado, 5 de mayo de 2012

Vibración




Tarde.

De voces en la calle. De reencuentros y sinsabores. Tarde propia, tarde de nadie, tarde de todos. Tarde para este texto.

Es probable que cuando leas estas líneas esté muy lejos. Y no es un eufemismo. Ni una metáfora. No sabrás más de mí. Supongo que no te hace falta.

Allá viene el tren. Puedo sentir la vibración bajo mis pies.  



Publicado por Horacio

16 comentarios:

  1. Preciso, potente. Tan pocas palabras para entenderlo todo.
    Permítame: vibrante.

    ResponderEliminar
  2. Parece una nota suicida. Bueno, irse es siempre suicidarse.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. El instante, la brevedad.
    cuantos segundos tiene una tarde y que pocas y elocuentes palabras caben en ella.

    Lo preciso para estremecernos con lo efímero.

    ¡Felicidades !

    ResponderEliminar
  4. Una tarde gris con los ecos de su propio silencio, muere en un instante que ha sido de mucho tiempo.

    Me impacto.
    Me gusto.

    Un abrazo Horacio.

    ResponderEliminar
  5. No he sido ajena a la vibración.
    Tarde que suena a demasiado tarde. Ojalá aún haya tiempo para subirse a un nuevo tren.
    Muy bueno, Horacio. Sugiere muchas cosas.
    Un gran abrazo y gracias por cantar presente en mi espacio.

    ResponderEliminar
  6. Es un texto tan hermoso! pero tanto.
    En el final me invadió el desasosiego.

    ResponderEliminar
  7. perfecto.

    hace días me ronda una frase: "tomó el último tren de la tarde"...vengo y leo esto. parece que sentimos la vibración bajo los pies.

    abrazos, horacio*

    ResponderEliminar
  8. Qué buen final!
    Y sí, a veces necesitamos irnos.
    Me recordó a Pizarnik con su:

    Alguna vez
    alguna vez tal vez
    me iré sin quedarme
    me iré como quien se va.
    . . .
    Las “tardes de nadie” suelen inspirar textos hermosos. (Y los otoños también)
    Un abrazo Horacio

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno si breve... toda una historia reflejada en esas palabras. Me gustó mucho. Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. una manera profunda de decir adiós,
    bien logrado amigo, un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Intenso, fuerte, con ese coraje que solamente tienen los que se atreven.

    ResponderEliminar
  12. Tiempos de despedidas, de

    melancolías, quien sabe, si de otros

    encuentros...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Siento el texto vibrando entre la incertidumbre y la certeza del tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás