miércoles, 15 de agosto de 2012

Llueve otra vez


Llueve. Otra vez. Con furia, como si el clima estuviese enojado, hastiado de tanta simbología y notas al pie.

Llueve otra vez y uno se refugia entre las sábanas, apretujando preludios, insinuaciones, sudores, sabores y huellas de lo posible.

Llueve otra vez y nuestras bocas se buscan, se reconocen, se preguntan por qué nos demoramos tanto y aceptan el convite de caricias y formas, misterios y sorpresas; de recorridos de manos, de algarabía de los besos.

Llueve otra vez y el trueno sacude los vidrios. Pero no importa, el mundo es nuestro y cabe en tu mirada, podría jurarlo. Entonces despierto, tembloroso, en soledad, acompañado por la indiferencia de la almohada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás