domingo, 3 de febrero de 2013

El tiempo


Octubre comenzó como suelen comenzar todos los meses. El comienzo en sí mismo es completamente discreto y silencioso, no presenta ningún signo especial, marca ninguna de fuego; el nuevo mes empieza a correr de una manera que escapa fácilmente a la atención cuando uno se rige por un orden estricto. El tiempo, en realidad, no presenta ninguna cesura, no estalla una tormenta ni suenan las trompetas cada vez que se inicia un nuevo mes o un nuevo año, ni siquiera un nuevo siglo; son los hombres quienes disparan cañonazos y tocan las campanas para celebrarlo.

(Mann, Thomas, “La montaña mágica”, Buenos Aires, Edhasa, 2011, Traducción de Isabel García Adánez)

Publicado por Horacio

9 comentarios:

  1. buen trozo que engancha hacia el querer saber más de como va la narración

    abrazos y buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, nos hace pensar; Horacio.

    Me gustan tu citas literarias; siempre están cargadas de sentido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me lo debo, Horacio, y me avergüenzo tener que confesarlo. Me lo debo a Thomas Mann, como me debo a los rusos.
    Supongo que tengo tiempo antes de ir al infierno por eso.
    (hoy por hoy, me tiene entretenido una novelita de Saccomano, con perdón)

    ResponderEliminar
  4. Buen fragmento, patenta la necesidad de catalogar y mesurar tiempos y lugares que tenemos los humanos, necesidad expoleada por el anhelo de pensar que hemos logrado vencer un año más, conquistar un lugar, llegar espacialmente a algun sitio, que somos testigos de primera de un (falso) nuevo inicio, por tener una excusa de celebrar algo aunque no venga a cuento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. La sorpresa más grata que me deparó esta gran novela fue precisamente el que se tratara de un análisis del tiempo, de las distintas percepciones que se tiene de su transcurrir, de la "naturaleza del hastío", de la fugacidad...: en definitiva, del tiempo y su relación con la narración y con la vida.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta octubre, el mes, su nombre, la estación de primavera...a veces el tiempo me gusta otras no...
    En definitiva los meses o cualquier otra medida de tiempo no hacen más que acotarlo, que darle un formato que podamos manejar...la eternidad nos resulta inabordable, inmanejable y esto nos da miedo.

    Saludo

    ResponderEliminar
  7. Esa novela me dejó la incertidumbre de entender los laberintos del tiempo.

    Octubre se carga de frutas y luces en involución. Preparando las tardes para anocheceres precoces que tejerán lecturas al abrigo de la noche más larga.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Entrañable texto reflexivo de este gran autor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No he leído La montaña mágica pero sé que Thomas Maan es un maestro en el manejo del tiempo, no sólo el literario, sino y especialmente en el análisis filosófico del mismo que se advierte en su novela.
    Tengo varios libros pendientes, entre ello el tuyo. (que se ha quedado en el disco duro de mi convaleciente ordenador esperando que el técnico acierte con el diagnóstico)
    Ahora estoy limitada a que mi hijo me deje de vez en cuando el suyo y con advertencias como "cuidado no toque esto",o "no se te ocurra abrir esto otro" o, "ahora lo necesito yo". De allí mi retraso en comentarios y contestaciones.

    Aquí cada vez se nos acorta el tiempo para las pequeñas cosas, para aquellas que nos hacen sentirnos dignos y medianamente felices. Aquí, hoy por hoy, nos roban el tiempo y con ello hasta la voluntad de abrir las ventanas y pensar que otro día comienza.

    Por mail te enviaré más noticias acerca de mi regreso-

    Un abrazo a los tres. Espero ocurrencias de Valentina.


    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás