sábado, 29 de junio de 2013

Puntapié

Todos los días unas palabras. Para despuntar el vicio. Para rellenar los huecos del cansancio. Para apuntalar el silencio.

Todos los días unas palabras. Desde hoy. Aunque no signifique nada y escribir sea tirar botellas al mar, entre una maraña de datos, imágenes y sensaciones que muestran todo y no cuentan nada.

Acaso como estas palabras.

Un ejercicio (in) útil. Y necesario. Que crece desde el pie. Como el invierno que ingresa por debajo de la puerta, los árboles despojados con sus ramas vacías, esa palabra desnuda e inocente. Como si existiera.

Todos los días unas palabras.

Desde hoy. Para jugar y tirar piedritas en los casilleros, mientras esperamos llegar al cielo.


O no. Quién sabe.

2 comentarios:

  1. las palabras nos visten y nos retratan
    imposible erradicarlas...

    buen finde Horacio
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. No es inútil, y usted lo sabe...

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás