domingo, 15 de septiembre de 2013

La realidad por asalto


Libros en el suelo. Libros sobre la mesa. Abiertos, rayados, intocables, manoseados. Propios y ajenos. Libros bajo la almohada. Regalados, prestados, robados, nunca devueltos, palabras que pisoteo y rescato, que atesoro y descarto, que desando y escucho, cual ronroneo de mis gatas.

Libros y más libros. Palabras y más palabras. Títulos con apuesta a la lectura,  enunciados impostores, virtuales y vacíos como los pulgares en alto, prometedores y necesarios como las voces amigas.

Libros y más libros. Perdidos y encontrados. Palabras y más palabras, apretujadas, rabiosas, imperiosas, egoístas, colectivas, triviales y pobres cual Feria Fría —cacofónica— de aire internacional.

Palabras que toman la realidad por asalto y me arrinconan contra las cuerdas mientras enciendo la computadora, levanto la guardia y respondo los golpes, cual boxeador al borde del nocaut.




5 comentarios:

  1. los libros terminan pavimentando el imaginario , lapidando el reto , y aplastando lo original

    mejor mantenerlos a raya sobre todo para quienes volamos en las palabras

    besitos

    ResponderEliminar
  2. pd... ya lo decía ROJAS
    ESCRITO CON L

    Mucha lectura envejece la imaginación
    del ojo, suelta todas las abejas pero mata el zumbido
    de lo invisible, corre, crece
    tentacular, se arrastra, sube al vacío
    del vacío, en nombre
    del conocimiento, pulpo
    de tinta, paraliza la figura del sol
    que hay en nosotros, nos
    viciosamente mancha.

    Mucha lectura entristece, mucha envilece
    apestamos
    a viejos, los griegos
    eran los jóvenes, somos nosotros los turbios
    como si los papiros dijeran algo distinto al ángel del aire:
    somos nosotros los soberbios, ellos eran inocentes,
    nosotros los del mosquerío, ellos eran los sabios.

    Mucha lectura envejece la imaginación
    del ojo, suelta todas las abejas pero mata el zumbido
    de lo invisible, acaba
    no tanto con la L de la famosa lucidez
    sino con esa otra L
    de la libertad,
    de la locura
    que ilumina lo hondo
    de lo lúgubre,
    lambda,
    loca,
    luciérnaga
    antes del fósforo, mucho antes
    del latido
    del Logos.

    ResponderEliminar
  3. Quien lee muchos libros, pero no piensa nada con respecto a ellos, se convierte en un bello estante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Te sobra técnica y talento para superar mil combates y más, tus palabras saben de golpes certeros.
    De los libros sólo puedo decir que tengo una relación de amor y odio que está durando ya demasiado tiempo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. como un colibrí,sobrevuelo tus palabras sin poder detener el vuelo. mi tiempo de lecturas y escritura se ha detenido por circunstancias que ya conoces pero nada puede privarme del disfrute de tus texto,

    Un abrazo y hasta muy pronto-

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás