lunes, 26 de mayo de 2014

El malón


La vibración en el piso lo despertó. Habían vuelto. El perro gruñó y miró hacia la puerta. “Tranquilo”, le espetó. Por el ventanuco de su rancho vio las estrellas brillantes. La luz de la luna bañaba los pastos resecos y desnudaba las gotas de rocío.


Sintió los cascos en la tierra, casi podía adivinar que estaban rondando su tapera. Se calzó el poncho sobre la camisa de gafa y la bombacha, mientras recorría con la mirada la piecita. “Debajo de la cama”, pensó hasta que dio con las alpargatas. Afuera, el ruido recrudecía.

Ya de pie, suspiró profundo, empuñó el cuchillo y abrió la puerta de madera, hinchada por la humedad. —¡Acá estoy, cochinos! —gritó para darse coraje.

No había nadie.

En el horizonte unos perros ladraron a la distancia, en el cuadro de Don Venancio. Se dio vuelta con brusquedad, esperando el lanzazo en las costillas. Pero nada llegó. Los perros seguían con su queja en la lejanía, sorprendidos por su grito.

El “Satanás” olisqueaba el terreno y gruñía, haciendo un semicírculo en su defensa. Él hurgó en el suelo, buscando las huellas que sus oídos le anunciaron. Pero nada descubrió. Solo el sulky herrumbrado que miraba a la tierra por la falta de una rueda.

Se dejó caer de rodillas, apretó fuerte el facón y lo clavó en los pastos puna. Una gota le cayó por la mejilla y acusó al frío imperante de la llanura, aunque sus ojos siguieran húmedos. No quiso preguntárselo porque sabía la respuesta y reprochó a la sesera esta nueva jugarreta.

—Vamos adentro, vení.

El perro lo miró y bajó las orejas. Se acercó hasta él y le olisqueó la bombacha. Movió apenas la cola y entró en el rancho. Amaranto lo siguió detrás, con la cabeza gacha. Empujado por sus fantasmas.

A escasos metros de distancia, detrás del sulky, el cona se subió al caballo y miró a su indiada de gestos fieros, ojos fijos, el grito de guerra atorado en la garganta que nadie escuchaba. Les hizo un gesto con la cabeza, dieron media vuelta y se desvanecieron en la llanura.

Publicado también en Plan B Noticias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás