viernes, 16 de mayo de 2014

Palabras como peces


"Todo comienza con el desasosiego, cuando uno siente que llegó el momento de empezar a chapotear y después internarse medio a ciegas en el oscuro mar de las palabras. En ese mar, en donde el que va a escribir se interna con esperanza pero también con desconsuelo, de a ratos buceando y de a ratos sobrenadando, nada es clasificable: hay palabras como peces, algunas oscuras, otras luminosas, pero también otras que son a la vez oscuras y luminosas, y algunas, pesadas, que se vuelven aéreas cuando otra las toca. Con esos peces se irá haciendo el texto. El que escribe bucea y atrapa, o no atrapa, y vuelve a la superficie, donde amasa, ordena, construye, discurre, y se vuelve a sumergir. Y el texto se va armando con ciertos peces y no con otros, con las palabras en cierto orden. Y cada orden con su constelación de significados, su profunda e irremediable polisemia".

Graciela Montes, “El corral de la Infancia”.

2 comentarios:

  1. Ese hermoso desafío de la palabra,,,"peces que naufragan". Peces de infinitos colores que llenan el texto de significados. Bellas palabras . Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Las palabras deberían ser todas peces encandilantes o grandes peces, no olvidar su mística... Un abrazo.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás