jueves, 23 de abril de 2015

Contar historias (o jugar con fuego)

… Les doy un beso a los despiertos y a los dormidos. De pronto siento que inventar una historia es jugar con fuego. Me angustia el hecho de inventar, sentir la imposibilidad de saber con exactitud dónde la imaginación se contamina de la memoria. Debe ser la falta de costumbre, acostar todos los días a los hijos, contarles una historia hasta hacerlos dormir es algo que hace la mayoría de la gente. Es algo hermoso que hace la mayoría de la gente.


((Ramos, Pablo, "La ley de la ferocidad", Buenos Aires, Aguilar, Altear, Taurus, Alfaguara, 2007, pp.129-130)

1 comentario:

  1. Libro que se muestra interesante, espero encontrarlo por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás