sábado, 30 de mayo de 2015

Un ateo y su fe


Tirar piedritas para llegar al cielo, remover entre cenizas para dar con las palabras. Escribir es una cuestión de fe. Y lo sostiene un ateo.

Suena Bach. Y sí. Uno apuesta a lo conocido. Vos dormís en la cama, la gata se acerca a tu vientre, se acoda ahí. Vigila tu sueño. Vigilo tu sueño. Intento construir un entorno amigable para escribir, dejar de lado las excusas. Para todos tenemos excusas, decía un profe de psicología.

El sol brilla en tu pelo. Sábado al fin y al cabo.

(Imagen: ESJULIAM)

2 comentarios:

  1. Lo que hay que encontrar es al dios particular. Y escribir se parece bastante a eso... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Rayuelas, Bach y sábado tienen algo de laicísima trinidad mágica, sobre todo si el sol brilla en su pelo. Abrazos.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás