miércoles, 15 de marzo de 2017

Aproximaciones al mar II


El mar en todas partes
Cuando era niño creí firmemente que el mar dejaba de producir olas al terminarse las vacaciones. Enterarme que no era así, que seguían rompiendo en la playa cuando nosotros estábamos de vuelta a la escuela, me dejó atónito. No podía entender semejante desperdicio de energía y belleza. Las olas eran para mí no solo la esencia del mar sino el adorno supremo del verano y no se podían concebir que siguieran trabajando cuando nadie estaba para verlas. Tal vez, me dije, alguien en la orilla se quedaba vigilándolas mientras nosotros estudiábamos inclinados sobre nuestros cuadernos, alguien se encargaba de no dejar al mar solo y su alma. Pero el daño ya estaba hecho y ahora podía imaginar el mar abandonado a su suerte, idéntico a si mismo en verano y en invierno, con o sin vacacionistas, y eso significó entender la desolación. ¿Qué es la desolación sino la falta de olas? Lo dijo el poeta: “un mar sin olas,/ desolado”. Porque un mar cuyas olas no rompen para nadie es como un mar que no las tiene, al revés de aquel que las guarda tan pronto como el último veraneante le ha dado la espalda, que era como yo lo imaginaba de niño. Tal vez ahí comenzó mi ateísmo, que casi no ha tenido titubeos y en los raros momentos en que los tuvo, me basto imaginar el mar en ese trance de ser más mar que nunca cuando nadie lo ve para saber que nuestra vida es como la suya: sin testigos y abandonada a su suerte. De este primer pasmo metafísico, debió de venirme mi propensión a buscar el mar en todas las partes, presente en cada cosa y objeto, un mar incubado que para permearlo todo ha recogido, en efecto, sus olas. Así mi creencia infantil no era tan errónea. El mar no está abandonado a su suerte porque cuando los damos la espalda lo llevamos con nosotros y las olas, que de niños creíamos mudas durante casi todo el año, no dejan de trabajarnos en secreto hasta nuestro próximo encuentro con él, y al verlas romper de nuevo en la orilla, entendemos atónitos, maravillados, que ninguna rompió durante nuestra ausencia sin que lo supiéramos y que el mar nunca está solo y su alma.
(Morábito Fabio, “El idioma materno”, Buenos Aires, Ediciones Gog y Magog, 2014, pp.149-150)

Aproximaciones al mar I en este enlace

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Ecos y matices, contame qué opinás